Publicado por Silvana Vignale  

Publicado como: - Vignale, S. y Mariana Alvarado. Experiencia filosófica: del café a la escuela”. En: Responsabilidad Solidaridad. Donado Michelini (et al.). 1ª ed. Río Cuarto: Ediciones del ICALA, 2006. ISBN- 10:987-1318-02-2; ISBN- 13-978-987-1318-02-5.
Los debates filosóficos, con la dinámica de las Comunidades de Cuestionamiento e Indagación Filosófica adaptada al formato de café filosófico, pueden implementarse en las escuelas que quieran ofrecer a sus alumnos la posibilidad de una experiencia dialogal de la filosofía, como alternativa y/o complemento a currículos y planificaciones. La propuesta involucra a los/as docentes dispuestos a la multi o pluridisciplinariedad (estudio de un mismo objeto por varias disciplinas), a la interdisciplinariedad (interacción entre dos o más disciplinas a partir de la transferencia de método de una a otra) y o a la transdisciplinariedad (entre, a través y más allá de cualquier disciplina, lo cual supone la complejidad, diversidad y pluralidad intrínseca a la realidad. Se trata de una actitud más que una disciplina). Puede ser implementada a modo de curso/taller o bien como instancia que forme parte del PEI de la institución. El presente trabajo pretende dar cuenta del recorrido de El Oráculo en sus tres años de implementación bajo el formato de Café Filosófico como así también dar a pensar la posibilidad de su apropiación por la escuela.

A- PUNTO DE PARTIDA: la experiencia de la filosofía en el café

El 19 de junio del año 2003, se dio lugar a la implementación del café filosófico El Oráculo. El proyecto que consiste en la creación de un espacio de reflexión colaborativa y debate filosófico abierto a todo público y gratuito aún sigue en pie. Funcionó durante el primer año en un Teatro, los días jueves por la tarde, con la asistencia de 50 personas promedio en cada encuentro semanal. En el ciclo 2004 el oráculo abrió sus puertas en un Centro Cultural. En el transcurso del 2005 la plaza independencia de Mendoza ofrece su Museo Municipal de Arte Moderno como lugar de encuentros quincenales.

El Oráculo cuenta hasta el momento con el auspicio de la Subsecretaría de Cultura y el aval institucional de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo.

El objetivo principal de la actividad es el cuestionamiento y la indagación filosófica gestadas en el marco de la lectura de un texto y direccionadas a las concepciones que sustentan la filosofía espontánea que en cuanto modo de pensar y estar en el mundo se plasman, siguiendo a Gramsci (Langón, 1996: 26,27), en el folklore, es decir, en el sistema de creencias, usos, costumbres, prácticas y vínculos. El supuesto general que anima la propuesta es el que sostiene que a partir del diálogo con el otro se funda la posibilidad de transformar y transformarse. Se espera que el encuentro no sea unilateral porque si lo que se quiere no es ya reproducir el estatus quo sino más bien tener conciencia de otras formas posibles, tantas como estemos dispuestos a construir unos con otros, la praxis de la filosofía no puede circunscribirse a uno sólo de los involucrados que la practica sino que más bien da lugar a quienes se saben en planos de desigualdad. La experiencia promueve la autonomía en la elaboración de los mundos de la vida que en diálogo se cuentan, comparten y promueven, pero también se gestan, se construyen y se crean espontáneamente. La práctica de la filosofía en un ámbito público, no académico, se construye a partir de la posibilidad de elegir entrar en diálogo, en tanto que esta elección propicia la comunicación oral y/o silente, corporal y/o gestual entre quienes no se disponen a aceptar pasivamente la imposición de una concepción del mundo y de las relaciones que ese mundo propicia. En este sentido, es un cruce de las dimensiones cultural, política, axiológica, educativa y filosófica, pues en la diversidad de profesiones, ocupaciones, quehaceres e intereses, se teje un plexo pluridisciplinar de distintas perspectivas en vistas de la tarea filosófica de pensar a partir del cuestionamiento y la problematización con otros.

La experiencia del café se ha desarrollado con grupos de alumnos. La escuela llegó al café. El Oráculo ha sido implementado con chicos y chicas del tercer ciclo de la Educación General Básica y con alumnos de tercer año de la Educación Polimodal en el transcurso del 2003 y en el marco del Teatro Bar Los Angelitos. Se trabajó interdisciplinariamente con las docentes y profesores de los establecimientos en la elección de los contenidos y la selección de textos fuentes acordes con la programación del espacio curricular. En el 2006 contamos con una experiencia reciente en una escuela de la provincia con un grupo de tercer año, en esta oportunidad el café fue a la escuela.

FUNCIONAMIENTO Y DINÁMICA DEL CAFÉ FILOSÓFICO
 
En el transcurso del primer año los encuentros semanales tuvieron dos horas de duración. El café contaba, por un lado, con dos moderadoras, quienes se encargaban de seleccionar textos escritos por filósofos clásicos y, por otro, con un grupo de co-indagadores quienes tenían a cargo la propuesta de temas y la votación, con una semana de antelación, del tema sobre el que versaban las citas que las moderadoras seleccionaban. Los encuentros partían de la presentación individual de los co-indagadores - el grupo era abierto de modo que en cada encuentro se contaba con nuevos integrantes - para atisbar las citas desde las que se elaboraban las preguntas que daban marco al diálogo -. Así las cosas cabe señalar que por tratarse de una experiencia – no de un experimento - provisoriamente puede preverse y programarse las instancias previas a la elaboración de las preguntas, porque acto seguido, el diálogo versa sobre lo que las preguntas preguntan, lo cual puede o no acercarse al tema votado e incluso puede o no distanciarse del texto abordado.

Con medio año de implementado, El Oráculo, se abría a su primera modificación. El grupo propuso seleccionar los textos. Con forma literaria y contenido filosófico, cuentos, poesías, extractos de novelas auguraban el tema que por entonces era introducido por alguno de los asistentes. Desde allí se daba inicio a la experiencia del preguntar como instancia previa a la indagación filosófica.

En el transcurso del segundo año si bien el formato sigue en pie: un tema, un texto que responda al tema, la elaboración de preguntas que pueden o no vincularse con el tema y/o con el texto, el diálogo y la indagación, lo que se modifica es el pre-texto para abrir al cuestionamiento. Los co-indigadores propusieron elaborar sus propios textos. Se hizo explícita la concientización de la posibilidad de articular alternativas múltiples, perspectivas diversas, representaciones alternativas de propia autoría independientemente del acuerdo que los otros co-indagadores tuviesen con ellas – no buscaban el consenso sino la exposición de un modo de entender las cosas, la gente, el mundo, etc - Tener algo que decir y estar dispuesto a que se hiciese público ya era mucho para los tantos que escuchaban y los pocos que monopolizaban el diálogo. El texto no dejaba de ser el medio por el que se presentaba un problema animador del conflicto en el debate. Fue entonces cuando de la mirada racional hacia “El Filósofo” el grupo encarna la mirada viseral de “los filósofos”, cuando de la lectura de La Filosofía pasamos a su práctica, cuando los límites entre lo filosófico y lo no-filosófico dejan de ser claros. Cada uno tenía entonces, la posibilidad reflexionar durante una semana entorno a un tema y poner en un papel, si quería o no, lo que diría al respecto.

Las moderadoras atendían y participaban del debate, otorgando la palabra a los participantes sin quitar la espontaneidad del diálogo. Procuraban la búsqueda de la problematización, la identificación de supuestos, la co-indagación, la exploración de la dimensión filosófica del modo de mirar el mundo, a partir del examen de los fundamentos de aquellas cuestiones que eran presentadas por los dialogantes y no por ellas mismas. Sus intervenciones pretendían contribuir con el avance de la investigación en pro de la organización del trabajo colaborativo, pero de ningún modo se apropiaban, o al menos eso intentaban, de la posibilidad de imponer respuestas a los problemas que se querían eje espontáneo del diálogo entre los indagadores.

Se preveía que en los últimos minutos del café se llevara a cabo una auto y/o metacognición. Se hacía espacio a la reflexión crítica de la propia práctica del pensar. Esto es, pensar lo que hicimos juntos y lo que cada uno hizo por separado: autoevaluarse, auto-corregirse, auto-gobernarse, transformarse.

El lugar que contextualiza hacia el 2005 a El Oráculo en el Museo Municipal de Arte Moderno nos presentó un nuevo desafío. La Plaza Independencia está rodeada de Hostels. De allí que sea lugar de encuentro y de paso de extranjeros. Sin ir más lejos un Museo es un lugar de frecuencia turística. El fenómeno de la multiculturalidad se patentiza en el tercer año de la implementación de El Oráculo. Ahora los co-indagadores son quienes, en la práctica filosófica, dan o no lugar a quien se presenta como extranjero. El grupo y cada uno de sus integrantes acuden a un encuentro en el que la asimilación (la pretensión de absorber y aniquilar las diferencias culturales sustentada en el estereotipo de una sociedad que se supone y se quiere homogénea), la integración (la pretensión de amalgamar las diferencias culturales en una cultura común), la pluralidad (que a diferencia de las pretensiones del asimilacionismo y del integracionismo, el pluralismo acentúa el rasgo positivo de la diferencia en tanto que cada grupo cultural tiene derecho a conservar y desarrollar su cultura en el marco de la sociedad y a educarse en sus propios valores y conocimientos culturales en igualdad de condiciones) o la interculturalidad (las posturas anteriores si bien se diferencian tiene un punto en común niegan la posibilidad de enriquecimiento producido por el intercambio y el mestizaje intercultural. Esto es lo que aporta la visión intercultural de la multiculturalida) son consecuencia de la práctica dialógica con la que se disponen a establecer vínculos con la alteridad.

La diversidad, en el café, ha tenido su lugar en el encuentro entre extranjeros y nativos, pero sobre todo como ciudadanos multiculturales, condición que permite la conciliación entre re-creación, cultura y turismo. Allí se hizo presente la pregunta que se abre a la otredad. Se escuchaba _ ¿cómo es posible que piense así? Se decía _ Es que es chileno. Se replicaba _ pero ¿cómo? ¿el origen étnico justifica la posibilidad de escuchar de lo distinto? Se continuaba _ ¿él puede decir lo que quiere porque no es argentino? y… los argentinos no siempre dicen lo que quieren y si lo dicen… Se abría hacia otras esferas _ ¿cuáles son los riesgos de insistir en las diferencias culturales? – Una comunidad que tiene la intención de encontrarse y explorar los riesgos de relacionarse con los otros ya no para la reproducción de lo conocido sino más bien para la creación de la posibilidad puede, entre otras alternativas, someterse al encantamiento y perder la condición intercultural de una ciudadanía deseable. En algunas oportunidades, “el extranjero” se hizo presente como conquistador y su rol fue ejercido sobre un grupo que bajo su hechizo fue cómplice de relaciones instrumentales (para una ampliación de la experiencia puede consultarse www.unb.br/filoesco/resafe). La apertura da lugar, sin restricción, a lo que emerja… ¿cómo prevenir posturas autoritarias, devastadoras, absolutistas, totalitarias, elitistas, mutiladoras, tiránicas, dictatoriales, devastadoras sin caer en autoritarismos, totalitarismos, elitismos y todos los ismos que puedan aventurarse?

Nos apropiamos en la línea de Jorge Larrosa (2000) del marco conceptual que nos permite frente al fenómeno de la diversidad multicultural señalar al sujeto de reconocimiento como el que no es capaz de ver ninguna otra cosa más que a sí mismo; todo lo que le sale al encuentro lo percibe desde sí y lo reduce a su querer, a su saber, a su esperar; sujeto que en igual medida que el sujeto de la apropiación termina por devorar, consumir, aniquilar todo lo que encuentra como diverso a sí mismo convirtiéndolo a su medida al asimilarlo o al integrarlo. Mas en el marco de El Oráculo y de lo que la filosofía en su práctica con otros promueve, nos interesa dar lugar a otros modos de ser, aquellos que en clave larrosiana se llamarían sujetos de experiencia: aquel que se dispone a transformarse en una dimensión desconocida.

B- FUNDAMENTACIÓN
 
LA EXPERIENCIA DE LA FILOSOFÍA COMO EXPERIENCIAS DE PENSAMIENTO


LA ESCUELA Y EL CAFÉ FILOSÓFICO

La metodología y dinámica del café filosófico puede ser llevada a la escuela, bajo el formato de Comunidad de Cuestionamiento e Indagación Filosófica (Kennedy, 1997: 200-204), a través de la implementación de experiencias de pensamiento.

EDUCAR EN VALORES

La educación en valores surge como tema central en la reflexión y práctica educativa. Conocer, promover y proteger los derechos se vuelve una práctica áulica en la que tanto los l@s alum@s como los docentes son agentes activos en la construcción socio-histórica-cultural del mundo en el que quieren vivir. Un hacer que atiende a la autonomía, una apuesta a la construcción comunitaria, un ejercicio dialógico de la reflexión, una experiencia filosófica son prácticas e intenciones que pueden tener lugar en experiencias de pensamiento comunitario.

Si bien la propuesta se orienta en la labor transdisciplinar y por ello podría articularse como transversal, podría, en igual medida, atender al espacio curricular Problemática Filosófica, Antropología Filosófica, Ética, y Formación Ética y Ciudadana. A continuación destacamos algunos puntos que consideramos pertinentes para la comprensión del proyecto Experiencia filosófica, del café a la escuela.

“(...) brindar herramientas para que los alumnos/as sean capaces de elaborar juicios morales y juicios políticos acerca de la realidad en la que viven y generar en ellos el compromiso necesario para la construcción de proyectos comunes dentro del marco que ofrece la vida en democracia. Por tal razón, se ocupa del desarrollo y del ejercicio de la argumentación, el diálogo y la participación.

La Formación Ética y Ciudadana exige espacios de integración que permitan a los alumnos y alumnas vincular los conocimientos, creencias, capacidades y valores adquiridos en el seno de su familia, en sus grupos de pertenencia y en etapas previas de enseñanza, con el sentido de justicia, el comportamiento solidario, la defensa de la democracia y el compromiso a favor de los derechos humanos. “

El espacio de un taller de filosofía con la dinámica de la Comunidad de Cuestionamiento e Indagación Filosófica, abre la posibilidad de pensar y pensarse en y desde los valores como así también revisar lo que tales valores suponen en el marco de la práctica individual y grupal de derechos y responsabilidades. La motivación reflexiva y la participación dialógica, propiciada por la interacción del otro, así como el ejercicio de habilidades intelectuales, dan lugar al encuentro entre escuela, educación y filosofía. Se trata de la posibilidad de tener “experiencia de la filosofía” y por tanto de ser parte de encuentros instransferibles e irrepetibles. De modo tal, que cada uno de los dialogantes pueda ser capaz de decidir cómo comportarse, postulando a la base de su actuar valores libremente asumidos. Esta práctica supone una racionalidad abierta y un pensar crítico, colaborativo, creativo y constructivo en diálogo con y desde el otro.

HACER FILOSOFÍA

PENSAR CON OTROS

La experiencia del pensar es una práctica que no tiene un único camino y en cuanto dialógica y colaborativa posibilita la palabra que va y vuelve transformada, resignificada y apropiada en el marco de quienes se reconocen des-iguales porque se abren a la diversidad.

La experiencia de la filosofía con otros no consiste en transmitir algo que el otro no sabe, ni siquiera un modo correcto del pensar, se trata del trabajo del pensamiento sobre sí mismo, no para legitimar lo que ya se sabe, sino para cuestionarlo e intentar saber hasta dónde sería posible pensar distinto y cuáles serían los límites, consecuencias y proyecciones de esa posibilidad.

Se trata de tomar conciencia del pensamiento que está sosteniendo nuestras actitudes, y ponerlo en cuestión, como labor crítica y a la vez creativa de la propia concepción de mundo, en un ejercicio conciente del pensamiento crítico. Es la posibilidad de ser parte de un espacio que otorga valor a la palabra, y a la interpretación, al construir sentidos y/o develarlos.

La metodología propia de lo que podría ser un programa pedagógico tiene su base en el diálogo constructivo, y por diálogo entendemos la posibilidad del encuentro entre dos ideas que se enriquecen la una a la otra y se transforman en algo diferente que no estaba supuesto ni contenido en las ideas previas.

La problematización de una temática y la subsiguiente labor exegética son indispensables en el diálogo constructivo. La tarea de interpretación de textos es acompañada con la posibilidad de la pregunta, esto es, partir del supuesto de que es menester cuestionar lo obvio y lo naturalizado. La pregunta abre a la comprensión del mundo y de nosotros mismos. En la interpretación compartida del mundo comprendemos y nos comprendemos, forjamos y construimos nuestro saber comunitariamente.

Desde la indagación y el diálogo se conjugan cuatro dimensiones:

 Dimensión cognoscitiva - conceptual

 Dimensión práctica - procedimental

 Dimensión axiológica – actitudinal

 Dimensión corporal - gestual

en las que los dialogantes son concebidos como:

 Seres capaces de conocer y conocerse

 Seres capaces de transformar y transformarse

 Seres capaces de valorar y valorarse

 Seres capaces de expresar y expresarse

en un espacio que privilegia relaciones no autoritarias y que procura que en la indagación intersubjetiva, emerja el reconocimiento de las diferencias como una referencia para que cada uno construya su propia perspectiva en la construcción del conocimiento colaborativo. Como coordinadoras y responsables de El Oráculo, las moderadoras, no se presentan como transmisoras de conocimientos, sino como quienes llevan a cabo los encuentros y realizan la elaboración, conceptualización, implementación y difusión de los mismos. La co-indagación pretende que la atención no se desvíe hacia las moderadoras sino hacia el grupo, sobre el saber que cada individualidad construye en colaboración con el otro, y hacia el rumbo que tome espontáneamente el diálogo intersubjetivo. El énfasis de la propuesta yace allí donde aparece la no pre-determinación del proceso mismo de la discusión, ya no en el logro de una conclusión específica, sino más bien en la llegada a un final abierto.

COMPETENCIAS

Se trata de poner en práctica ciertos procedimientos que constituyen “la experiencia de la filosofía”: problematización de afirmaciones conclusivas; identificación, justipreciación, y argumentación a favor o en contra de supuestos; ser sensibles al contexto; construcción y exploración de alternativas; anticipación y proyección de consecuencias; pensar a través de reglas y principios lógicos (de identidad, de no contradicción, de tercero excluido, pero también a partir de todas aquellas variables que la lógica clásica no incorpora); formulación y contraste de hipótesis; elaboración de analogías, metáforas, ejemplos y contraejemplos; definición, aplicación y diferenciación de criterios; establecimiento de relaciones; conceptualización, universalización, particularización; detectación de ambigüedades, falacias y equívocos; construcción de una perspectiva propia frente a conceptos, cosas y personas.

ACTIVIDADES

Considerando la experiencia de tres años consecutivos realizada en el café filosófico, encontramos interesante la posibilidad de realizar una propuesta educativa que lleve la dinámica dialógica e interrogativa a las aulas de tercer ciclo de EGB y Polimodal, haciendo la experiencia con escuelas y grupos de adolescentes. Esta propuesta puede ser implementada interdisciplinariamente con los docentes desde distintos espacios curriculares o bien, como talleres o coprogramáticas.

C- OBJETIVO DEL PROYECTO

Implementar el proyecto Experiencia filosófica, del café a la escuela.

Realizar la experiencia de hacer filosofía en diálogo con jóvenes, en instituciones educativas para alumnos del 3er ciclo de EGB y Educación Polimodal, como alternativa y complemento a espacios curriculares, con las particularidades de metodología y didácticas ya explicitadas, a fin de lograr un acercamiento diferente de los alumnos a la filosofía como práctica filosófica, esto es como trabajo del pensamiento propio, capaz de pensar y pensarse.

La tarea que asumimos propicia la construcción de un espacio en el que chicos y chicas tienen una posibilidad: la de mirarse, escucharse, cuestionarse, la de dialogar al explicitar diversos puntos de vista, la de dar lugar a la posibilidad de solidarizarse en el respeto por la diversidad. Un lugar en el que no sólo se practican actitudes y estimulan habilidades, sino que, además se generan procedimientos y ponen en cuestión y reflexión crítica las propias ideas y las del otro.

D- INFORME INSTITUCIONAL
 
Finalizado el proyecto, se realizará un informe sobre la experiencia y puesta en práctica de la labor realizada. Se expondrán los contenidos procedimentales y actitudinales ejercidos, actitudes observadas a nivel interpersonal, comunicativo, valores en ejercicio, preocupaciones o temas que se hayan destacado, referencias e identificaciones que se hayan manifestado, su visión del entorno; como las capacidades intelectuales que efectivamente se hayan puesto en práctica; a fin de contribuir con la proyección educativa en materia filosófica y la investigación en torno a la posibilidad de un juicio crítico autónomo y la construcción de proyectos comunes como ciudadanos.
 
A continuación transcribimos parcialmente el informe que sintetiza la última experiencia del café en la escuela:
 
Proyecto: el oráculo en la escuela
 
Escuela: 4 – 162 Maestro Alfredo Bravo


Curso: 3º División: 1ª
Espacio Curricular: Problemática Filosófica
Profesora: Alejandra Gabriele
Moderadoras de la experiencia: Silvana Vignale y Mariana Alvarado
Fecha: 27/06/06

Objetivos:

- Implementación en la escuela de un café filosófico tal y como se lleva a cabo El oráculo
- Experienciar la filosofía como una práctica dialógica y comunitaria
- Construir dialógicamente la filosofía de un saber


Actividades

Disposición del mobiliario en ronda
Presentación de las moderadoras de la experiencia en el marco de la práctica de El Oráculo
Distribución del texto
Lectura oral del texto
Agrupación en parejas
Formulación de una pregunta
Exposición oral de preguntas
Ensayos de respuestas

Cierre

Dilucidación de los supuestos de la experiencia

Conceptuales:

el amor
el hijo
la muerte

Procedimentales:

la construcción dialógica y comunitaria del conocimiento
la filosofía como un saber susceptible de ser aprendido prácticamente
la precariedad de las respuestas


Texto

Miro un árbol
Tú miras lejos cualquier cosa.
Pero yo sé que si no mirara este árbol
tú lo mirarías por mí
y tú sabes que si no miraras lo que miras
yo lo miraría por ti

Ya no nos basta

mirar cada uno con el otro.
Hemos logrado
que si uno de los dos falta,
el otro mire
lo que uno tendría que mirar

Sólo necesitamos ahora

fundar una mirada que mire por los dos
lo que ambos deberíamos mirar
cuando no estemos ya en ninguna parte

Roberto Juarroz


Preguntas elaboradas por los/as chicos/as


¿Por qué es tan importante la mirada?
¿Por qué habla de un árbol y no de una flor?
¿Por qué cuando falta uno el otro debe mirar lo que no puede mirar uno?
¿Será no vidente?

¿Cuál será la mirada que tendrían que fundar los dos cuando no estén?
¿Por qué hay diversas miradas sí miramos lo mismo?

Cierre:

¿De qué hablamos?
Palabras de los co-indagadores que expresan el tema sobre el que dialogamos
- la expresión a través de los gestos

- la relación de las miradas
- diversas miradas sobre un mismo objeto
- la filosofía
- la triple mirada (la de los padres y la del hijo)
- sentimientos que se expresan a través de la mirada
- relaciones humanas
- los frutos de las miradas: la negación y la afirmación, la mentira y la verdad
- la importancia de la subjetividad en la construcción de la mirada
- las miradas a través del corazón
- cómo hablan las miradas
-respeto a las miradas
- la construcción de la mirada
- en vez de preguntar de qué hablamos yo respondería a la pregunta por qué hablamos y con eso tenemos el tema para el próximo café
- tipos de mirada
- los frutos de la vida
- representación de las miradas
- interpretaciones de una representación
- sentimientos, recuerdos, puntos de vista
- la unidad del amor
- la interpretación de la vida
- la vida y la mirada
- relaciones entre personas
- el por qué de la diversidad de miradas
- individualización de la interpretación

BIBLIOGRAFÍA
 
- Alvarado, Mariana (2002) “Zona Educativa: entre el querer y el poder hacer”. En: Adriana Arpini y Rosa Licata, et.al. (Compil). Filosofía, narración, educación. Mendoza, Argentina, Editorial Qellqasqa. p 94 a 101. ISBN n° 987 – 9441 – 03 – 6.


- Alvarado, Mariana (2003) “Partenón Urbano”. En: www.unb.br/filoesco/resafe. ISSN 1679 – 8775.

- Alvarado, Mariana (2004) “Educación y alteridad. Las figuras del extranjero. Textos multidisciplinarios”. En: www.unb.br/filoesco/resafe, ISSNN1679-8775.

- Alvarado, Mariana (2004), “La emergencia de pensar con otros” en: Memorias VIII jornadas Nacionales de investigación en comunicación. Intervenciones en el campo de la comunicación. Un debate sobre la construcción de horizontalidades, Red Nacional en Comunicación, Facultad de Periodismo y Comunicación Social, Universidad de La Plata, 2004. ISNN 15156362.

- Alvarado, Mariana. “La re-creación de un espacio sin lugar”. En: Revista Sul-Americana de Filosofía e Educaçâo. www.resafe.rg3.net

- Auxiliadora Sales y Rafaela García (1997) Programas de educación intercultural. España, Editorial Desclée De Brouwer, S.A.

- Kennedy, David. “Las cinco comunidades” En: Kohan, W. y Waksman, Vera ¿Qué es la filosofía para niños? Ideas y propuestas para pensar la educación. 1997.

- Lagón, Mauricio Materiales para la construcción de cursos de filosofía. ¿qué es filosofía? Uruguay, AZ editora.

- Larrosa, Jorge (2000) Pedagogía Profana. Estudio sobre lenguaje, subjetividad, formación. Buenos Aries, Novedades Educativas.

- Vignale, Silvana. “Quién hace filosofía: fronteras de la filosofía y el pensar con otros. Reflexiones a partir de la experiencia del café filosófico”. En: Revista Sul-Americana de Filosofía e Educação. Programa Filosofia na escola. Universidad Nacional de Brasilia. Número 4, abril 2005. www.unb.br/filoesco/resafe ISSNN1679-8775

 
Blogger Template By Lawnydesignz